Saltar al contenido
Remedios para la Diabetes

Vacunas para la Diabetes

Teniendo en cuenta que la diabetes reduce la capacidad del sistema inmune para combatir ciertas infecciones, diferentes centros y asociaciones especializadas insisten en la importancia de que las personas con diabetes se vacunen. ¿Cuáles son las vacunas más recomendadas y por qué debería ponérmelas? ¿Existe alguna vacuna para la diabetes? Sigue leyendo a continuación para conocer información actualizada sobre estos temas…

Nota: durante la redacción de este artículo se consultaron fuentes oficiales y publicaciones científicas sobre el tema.

5 Vacunas que no te deben faltar cuando eres diabético

Se sabe que las personas con diabetes enfrentan un mayor riesgo de contraer ciertas infecciones y desarrollar problemas graves que pueden ser prevenidos mediante la vacunación. Aquí se incluyen afecciones comunes como el resfriado y la gripe, y condiciones serias como la neumonía, la hepatitis B, el tétanos y el herpes zóster.

Según declaraciones del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) y de la Asociación Americana de Educadores para la Diabetes (American Association for Diabetes Educators), los diabéticos deben asegurarse de discutir este tema con su médico para recibir el plan de vacunación más adecuado 1 2.

Las personas diabéticas no solo tienen un mayor riesgo de experimentar complicaciones graves, e incluso morir, en presencia de algunas infecciones, sino que también suelen presentar mayor dificultad para controlar sus niveles de azúcar en sangre.

De forma general, estas son las 5 vacunas más recomendadas para personas con diabetes 3 4:

1. Vacuna contra la gripe o influenza

Vacunarse es la mejor vía de prevención contra esta infección respiratoria altamente contagiosa. Las personas con diabetes pueden desarrollar complicaciones de salud bastante serias; aquí se incluyen aumento de los niveles de azúcar en sangre, neumonía, bronquitis, infecciones sinusales, infecciones del oído, necesidad de hospitalización, e incluso la muerte en casos graves. Se recomienda recibir una dosis cada otoño, o invierno, para garantizar su protección y la de su familia.

Vacunas y diabetes

2. Vacuna Tdap

Esta vacuna es una de las más importantes, ya que protege contra tres enfermedades graves causadas por bacterias: el tétanos, la difteria y la tos ferina. El tétanos provoca dolores y rigidez muscular; se considera una enfermedad potencialmente mortal. La difteria puede provocar problemas respiratorios, insuficiencia cardíaca, parálisis y también la muerte. Por su parte, la tos ferina se caracteriza por la presencia de ataques de tos severos, dificultad para respirar, vómitos y trastornos del sueño. La vacuna Tdap se debe reactivar cada 10 años.

Si tienes diabetes y no has recibido ninguna dosis de Tdap a lo largo de tu vida, ponte en contacto con tu médico.

3. Vacuna contra las infecciones neumocócicas

Tener diabetes aumenta el riesgo de muerte por infecciones neumocócicas, ya sea una infección de los pulmones (neumonía), la sangre (bacteriemia), el oído, el cerebro o la médula espinal (meningitis). La recomendación es que los diabéticos reciban la vacuna anti-neumocócica 1 vez antes de los 65 años, y otras dos dosis después.

4. Vacuna contra la infección viral zóster

Esta vacuna previene el contagio con el virus del herpes zóster, también conocido como culebrilla. Típicamente puede causar una erupción dolorosa y duradera en la piel, o causar la varicela. Si eres diabético y ya tienes 50 años o más, debes recibir la vacuna zóster.

Dado que el virus permanece en el cuerpo, algunas personas pueden desarrollar la erupción del herpes zóster años después de haber padecido la varicela. Muchas de ellas experimentan lo que se conoce como Neuralgia Post-herpética (NPH), término para referirse al dolor que permanece durante meses, e incluso años, tras la desaparición de la erupción cutánea.

Vacunas recomendadas para diabéticos

5. Vacuna contra la hepatitis B

Diferentes fuentes advierten que las personas con diabetes (tipo 1 o 2) son más propensas a infectarse con el virus de la hepatitis B, ya que este se puede transmitir mediante el uso compartido de medidores de glucosa en sangre y otros dispositivos. Aquellas personas que sufren una infección crónica pueden desarrollar complicaciones graves, como la cirrosis y el cáncer de hígado. Esta vacuna se recomienda para personas diabéticas menores de 60 años (entre 19 y 59 años).

¿Qué otras vacunas debo considerar?

Aunque las vacunas mencionadas anteriormente son las más importantes desde el punto de vista de la diabetes, también vale la pena vacunarse contra:

  • El sarampión, paperas y rubéola (vacuna triple vírica)
  • La hepatitis A

¿Las mujeres con diabetes gestacional se pueden vacunar?

Depende de la vacuna. De forma general, todas las embarazadas deben ser vacunadas contra 5 6:

  • La gripe. Esto puede hacerse en cualquier trimestre del embarazo.
  • El tétanos, la difteria y la tos ferina. Preferiblemente entre las semanas 27 y 36 de gestación.
  • La hepatitis B. Solo se recomienda si la embarazada se encuentra en alto riesgo de contagio. Se necesitan 3 dosis para lograr la inmunidad, con la segunda y tercera dosis administradas 1 y 6 meses después de la primera dosis respectivamente.

Las mujeres con diabetes gestacional no deben ser vacunadas contra:

  • La hepatitis A
  • El herpes zóster o varicela
  • El sarampión, las paperas y la rubéola
  • Las infecciones neumocócicas
  • El virus del papiloma humano
  • La polio

Nota: Ninguna de estas vacunas se recomienda en mujeres embarazadas; su uso podría poner el embarazo en peligro o causar defectos congénitos en el feto.

¿Es cierto que hay una vacuna para la diabetes?

No exactamente. En los últimos años hemos visto un aumento en la cantidad de estudios e investigaciones para lograr avances en ese sentido, pero lo cierto es que todavía no existe algo que pueda considerarse como una vacuna para la diabetes.

Uno de los hallazgos más prometedores viene de la mano de una vacuna que la humanidad ha estado usando desde hace cientos de años, la BCG o Bacillus Calmette-Guerin. Se trata, nada más y nada menos, que de la vacuna contra la tuberculosis.

Diferentes estudios han observado un fuerte vínculo entre esta vacuna y la prevención de la diabetes, específicamente la diabetes tipo 1. Este hallazgo ha generado muchas expectativas, no solo en la comunidad científica, sino también en la población.

Vacunación en diabéticos

La evidencia sugiere que la vacunación contra la tuberculosis contribuye a una mejor prevención de la enfermedad en niños y jóvenes, así como a un mejor control de los niveles de glucosa en personas diabéticas adultas. Los investigadores creen que la vacuna BCG tiene la capacidad de modular la respuesta autoinmune, evitando que el sistema inmunológico ataque las células pancreáticas encargadas de producir la insulina.

Un estudio reciente llevado a cabo en Estados Unidos por el Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina de Harvard ha confirmado el potencial de la vacuna BCG en pacientes con diabetes tipo 1 de larga duración. Se informó que las personas involucradas en el estudio lograron reducir su azúcar en sangre a niveles casi normales durante más de 5 años, sin necesidad de volver a vacunarse 7. En adición, pudieron reducir su uso total de insulina en aproximadamente 1/3.

Pero esta no es la única vacuna que ha sido vinculada con el tratamiento de la diabetes. Otros hallazgos indican que la vacunación temprana contra el rotavirus, una causa común de gastroenteritis infantil, puede jugar un papel en la prevención de la diabetes tipo 1.

Si bien el desarrollo de la condición puede estar influenciado por otros factores, se ha observado que las infecciones por rotavirus causan daño a las células productoras de insulina y por tanto, aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 1 más adelante en la vida 8 9. Los investigadores creen que el uso de la vacuna antirrotavirus puede ayudar a prevenir los casos de diabetes tipo 1 causado por el daño en dichas células.

Aunque todavía no podemos hablar de una vacuna para prevenir o curar la diabetes, eso no significa que no puedas hacer nada para limitar tu riesgo o para gestionar la enfermedad de forma saludable. Asegúrate de:

  1. Mantenerte activo. Realiza algún tipo de actividad física, durante 30 minutos como mínimo, 5 veces a la semana o más.
  2. Consumir una dieta equilibrada y saludable. Come abundantes vegetales, granos enteros y frutas frescas. Que no te falten los alimentos ricos en fibra, proteínas magras, vitaminas, minerales, antioxidantes y grasas saludables.
  3. Mantener cualquier problema de salud bajo control. Visita a tu médico regularmente y obtén chequeos de rutina todos los años.

Esperamos que el artículo haya sido útil y de tu agrado. Considera que la información brindada puede estar sujeta a cambios en algunos casos. ¿Te falta alguna vacuna recomendada para personas con diabetes? Habla con tu médico acerca de cuál es el plan de vacunación más apropiado.

Referencias:

  1. https://www.cdc.gov/vaccines/adults/rec-vac/health-conditions/diabetes/infographic/index.html
  2. https://www.diabeteseducator.org/living-with-diabetes/Tools-and-Resources/vaccine-resources
  3. https://www.immunize.org/catg.d/p4043.pdf
  4. https://www.diabetes.org/diabetes/medication-management/flu-and-pnemonia-shots
  5. https://www.webmd.com/baby/pregnancy-is-it-safe-to-get-vaccinations#1
  6. https://www.immunize.org/catg.d/p4040.pdf
  7. https://www.nature.com/articles/s41541-018-0062-8
  8. https://journals.lww.com/jpgn/fulltext/2007/08000/Rotavirus_Infections_and_Development_of_Type_1.3.aspx
  9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12956615

Publicado por: Luis L. Fernández. Ultima revisión: diciembre 30, 2019.