Saltar al contenido
Remedios para la Diabetes

Uvas y Diabetes

Uvas para la diabetes

Las dietas modernas para el control de la diabetes sugieren que el consumo de frutas puede formar parte de una alimentación saludable y equilibrada, siempre y cuando se haga de manera responsable. Pero ¿qué pasa con las frutas ricas en azúcares? La uva, por ejemplo, ha sido objeto de gran debate, ya que es una fruta alta en compuestos y nutrientes saludables, pero al mismo tiempo tiene un alto contenido de azúcar. ¿Podría un diabético comer uvas sin experimentar un aumento de la glucosa en sangre? Veamos qué tiene que decir la ciencia al respecto.

¿Los diabéticos pueden comer uvas?

Una taza de uvas suele contener aproximadamente 16 gramos de carbohidratos, de los cuales 15 gramos corresponden al azúcar. Teniendo esto en cuenta, y siguiendo las recomendaciones1 de la Asociación Americana para la Diabetes sobre el consumo de frutas, nuestra respuesta es que un diabético puede comer uvas, pero solo en porciones pequeñas. Esta es la mejor manera de seguir obteniendo sus beneficios saludables, sin llegar a experimentar picos de glucosa en sangre.

¿Las uvas elevan el azúcar en sangre?

Muchos afirman que una persona con diabetes puede comer uvas sin preocupación debido a que su índice glucémico IG (medida en la que un alimento que contiene carbohidratos puede elevar la glucosa en sangre) es de 46, y por tanto se considera un alimento con IG bajo. Los alimentos que tienen un IG de 55 o menos son considerados de índice glucémico bajo. Sin embargo, esta característica no debe ser malinterpretada. Un diabético no experimentará la subida del azúcar en sangre solo si come las uvas con mucha moderación2, de lo contrario puede sufrir las consecuencias. No por gusto la uva está incluída en la lista de frutas malas para la diabetes.

Siempre es recomendable medir los niveles de glucosa después de ingerir alimentos problamáticos, ya que así la persona puede tener un registro de cómo reacciona su cuerpo ante una comida en particular.

Beneficios de la uva para la diabetes

No hay que olvidar que la uva contiene vitaminas y compuestos naturales que pueden favorecer muchísimo el buen estado de salud general, especialmente cuando se tiene una condición como la diabetes. Aquí se incluyen los siguientes:

  • Vitamina C: Esencial para el crecimiento y la reparación de todos los tejidos corporales; ayuda a sanar cortes, heridas, y mantiene los dientes y las encías sanas.
  • Vitamina K: La uva es una excelente fuente de vitamina K, una vitamina soluble en grasa conocida por sus beneficios para coagular mejor la sangre. Es esencial para desarrollar huesos fuertes y prevenir enfermedades cardíacas.
  • Fibra: La fibra dietética que contiene la uva ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre y puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.
  • Polifenoles: Son micronutrientes que juegan un papel importante en la prevención de enfermedades degenerativas. El resveratrol, un tipo de polifenol especialmente beneficioso para la diabetes, es abundante en la cáscara de las uvas verdes, rojas y negras. Un estudio reciente3 sobre los posibles efectos del resveratrol en pacientes diabéticos observó que su consumo regular podía mejorar la homeostasis de la glucosa y revertir significativamente la resistencia a la insulina en casos de diabetes mellitus tipo 2. Este compuesto también ayuda a bajar de peso, combate la obesidad y disminuye el riesgo de desarrollar complicaciones diabéticas4.
  • Antioxidantes: Compuestos que ayudan al cuerpo a defenderse contra los radicales libres. Se ha demostrado que las uvas aumentan la actividad autoinmune, incluida la producción de glutatión, el antioxidante celular más abundante en el corazón. Los antioxidantes no solo ayudan a proteger el cuerpo contra la diabetes, sino también a prevenir las complicaciones de esta enfermedad 5 al reducir los triglicéridos, bajar la presión arterial alta, prevenir las enfermedades cardíacas  y el síndrome metabólico.

Cómo comer uvas sin crear picos de azúcar en sangre

Como ya hemos mencionado antes, lo más importante en este caso es controlar la porción. Debido a que cada paciente es diferente y se puede tener restricciones alimenticias muy específicas, la recomendación general sería no exceder la porción de 1 taza. Otros tips a tener en cuenta son:

  • Consumir la uva en su estado natural, en lugar de beber un jugo.
  • En caso de incluir uvas en una comida, evitar o limitar la adición de otro carbohidrato.
  • Acompañar las uvas con un puñado de nueces o una cucharada de mantequilla de maní.

Esperamos que toda la información brindada haya sido útil para ti. Si eres diabético, recuerda siempre consultar a tu médico sobre cualquier duda en la alimentación.

Video recomendado

Fuentes:

Referencias:

  1. http://www.diabetes.org/food-and-fitness/food/what-can-i-eat/making-healthy-food-choices/fruits.html?loc=ff-slabnav
  2. https://adrenalfatiguesolution.com/fruits-lowest-glycemic-load/
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5610395/
  4. https://www.naturalmedicinejournal.com/journal/2014-02/resveratrol-diabetes-care
  5. https://www.organicfacts.net/health-benefits/fruit/health-benefits-of-grapes.html

Publicado por: Luis L. Fernández. Ultima revisión: septiembre 5, 2018.