Saltar al contenido
Remedios para la Diabetes

Semillas de Tamarindo para la Diabetes

De origen africano, hoy esta fruta agridulce se puede encontrar en diferentes regiones alrededor del mundo. Aunque la pulpa de sus vainas sigue siendo la parte más utilizada, las semillas tostadas no se quedan atrás, pues en algunas zonas son un aperitivo muy popular. ¿Sabías que esta semilla es rica en fósforo, magnesio, vitamina C, potasio, calcio y compuestos antioxidantes? Pero eso no es todo; algunos estudios han informado que las semillas de tamarindo, e incluso las hojas y la corteza del árbol, también pueden ser útiles como remedio medicinal.

Al parecer, sus propiedades naturales sirven para tratar y prevenir numerosas condiciones, incluida la diabetes y otros problemas de salud. Precisamente en este artículo estaremos analizando algunos de los principales hallazgos científicos sobre las semillas del tamarindo, sus propiedades y beneficios para los diabéticos, formas de consumo y posibles contraindicaciones a tener en cuenta.

Semillas de tamarindo y Diabetes

¿Es cierto que las semillas de tamarindo ayudan a bajar el azúcar en sangre? Aunque todavía se necesita más evidencia científica, varios estudios han indicado que esta semilla tiene propiedades anti-diabéticas y que su uso puede contribuir a un mejor control de la glucosa en sangre.

Un estudio realizado en roedores informó que, tras la administración diaria de un extracto acuoso de semilla de tamarindo, se había observado un aumento en la absorción de la glucosa y una menor resistencia a la insulina. Los investigadores vincularon este efecto a una mayor renovación de las células β pancreáticas y a una mayor entrada de glucosa en las células del tejido muscular y tejido adiposo, propiciadas por un aumento en la secreción de insulina y la inhibición de la gluconeogénesis hepática 1 2.

Además del efecto hipoglucemiante, se observó que las semillas de tamarindo también ayudaban a combatir el síndrome metabólico y mejorar el perfil de lípidos en la sangre.

Nota: Investigaciones similares han encontrado que el extracto de corteza de tamarindo tiene una acción casi idéntica a la de las semillas, ya que reduce el nivel de azúcar en sangre de manera significativa.

Sin embargo, estos no son los únicos beneficios saludables de interés para las personas con diabetes. Gracias a su alto contenido de polifenoles y flavonoides, se dice que la semilla de tamarindo (fresca, seca o tostada) es buena para 3:

Proteger la salud del corazón y los riñones

El poder antioxidante de sus compuestos flavonoides, taninos, polifenoles, antocianinas y proantocianidinas oligoméricas, así como su contenido natural de potasio y magnesio, favorecen la buena salud de las arterias, un mejor control de la presión arterial y un mejor funcionamiento del sistema cardiovascular. Por otra parte, algunos investigadores han informado que las propiedades de la semilla de tamarindo ayudan a disminuir la cantidad de proteínas expulsadas a través de la orina, un síntoma común de daño renal en pacientes diabéticos.

Combatir la inflamación

Se ha observado que dichos compuestos y minerales también ayudan a detener los procesos inflamatorios en el cuerpo, previniendo algunas de sus complicaciones asociadas 4.

Frenar el daño oxidativo en el organismo

El estrés oxidativo se refiere a un desequilibrio químico causado por la acumulación de sustancias nocivas llamadas radicales libres. Esta es una condición que daña los tejidos corporales, incluyendo las células productoras de insulina del páncreas, y que contribuye al desarrollo y progresión de la diabetes. Al ser rica en compuestos antioxidantes, las semillas de tamarindo pueden jugar un papel en la neutralización de los radicales libres, reduciendo el estrés oxidativo en nuestro cuerpo 5.

Favorecer la pérdida de peso

La diabetes tipo 2 suele estar vinculada a la obesidad y los altos de niveles de colesterol / triglicéridos en sangre. Se ha observado que el extracto de semillas de tamarindo puede reducir estos valores, ayudando a adelgazar mientras protege la salud del hígado.

¿Cómo usar las semillas de tamarindo siendo diabético?

Las propiedades de las semillas de tamarindo se pueden aprovechar de varias formas. He aquí las 2 opciones más comunes y fáciles de hacer en casa 6:

  1. Preparar agua de semillas de tamarindo. Para esto es necesario tostar y triturar las semillas hasta obtener un polvo fino. Luego se puede agregar ½ cucharadita de este polvo en 1 vaso de agua, revolver hasta que se disuelva completamente y beber de inmediato (1-3 veces al día, empezando en ayunas). Otra variante efectiva consiste en hacer té de semilla de tamarindo; basta con agregar la misma cantidad de polvo en una taza de agua caliente, dejar reposar y beber mientras aun está tibio.
  2. Comerlas a modo de snack o combinadas con otros alimentos en la dieta. Se recomienda dejar las semillas en remojo durante varias horas, de modo que la corteza dura se ablande y pueda ser retirada con mayor facilidad.

Nota: Para hacer el polvo de semilla de tamarindo se recomienda tostar las semillas a fuego lento durante 4-5 minutos. Luego colócalas sobre una toalla o paño limpio y déjalas enfriar por 4 minutos. Pasado ese tiempo, cúbrelas con una parte de la misma toalla y rómpelas con ayuda de un martillo o mortero. Por último, pasa los trozos de semilla a un procesador o molino para finalizar con el proceso de pulverización.

¿Puedo comer tamarindo si tengo diabetes?

Aunque la pulpa de tamarindo tiene muchas de las propiedades beneficiosas que encontramos en la semilla, lo cierto es que se trata de una fruta controversial, especialmente para quienes tienen diabetes.

Veamos un resumen de los pros y contras que puede tener esta fruta en una alimentación apta para diabéticos:

Pros: Beneficios nutricionales del tamarindo

  • Brinda un excelente aporte de vitaminas (vitaminas del grupo B, C, K, A, E) y minerales esenciales (potasio, magnesio, hierro, fósforo, calcio).
  • Contiene fibra y compuestos antioxidantes que favorecen la digestión, la prevención de enfermedades, y promueven la buena salud en general.
  • Su consumo tiene un efecto inhibitorio sobre la enzima alfa-amilasa, la cual interviene en el proceso de absorción de los carbohidratos 7 8.

Contras: Consideraciones a tener en cuenta

  • El tamarindo es muy rico en azúcares naturales. 100 gramos de pulpa de tamarindo contienen aproximadamente 62.5 gramos de carbohidratos, de los cuales 57.4 gramos corresponden al azúcar y 5.1 gramos corresponden a la fibra. Sin dudas, esta es una de las frutas con mayor contenido de azúcar en su estado natural, de ahí que las personas con diabetes deban consumirla con precaución 9.
  • El índice glucémico (IG) del tamarindo oscila en torno a 50; esto puede variar dependiendo del grado de maduración, o de si se come en su forma natural u otro tipo de preparación. Aunque cae en el rango de IG bajo, esta fruta puede causar picos de glucosa en sangre si no se controla el tamaño de la porción. La carga glucémica de 100 gramos de tamarindo es de aproximadamente 32 10.

Lo más importante a la hora de comer tamarindo es evitar las preparaciones (postres, caramelos, jugos) que contengan azúcar añadida, así como controlar muy bien la cantidad a ingerir. No exceder la porción de 10-20 gramos es una buena recomendación en este sentido.

Si se usa con inteligencia, el tamarindo puede ser una gran adición en salsas, aderezos, jugos y otras recetas caseras.

Te puede interesar: Las 24 Frutas con Más Azúcar (Malas para la Diabetes)

Receta: Jugo de tamarindo apto para diabéticos

  1. Retira la cáscara de 5-10 vainas de tamarindo.
  2. Coloca la fruta pelada en un recipiente, cubre con agua fresca y deja reposar / ablandar durante varias horas.
  3. Con las manos bien limpias, comienza a exprimir ligeramente la pulpa de tamarindo dentro del mismo recipiente, de modo que salgan las semillas.
  4. Con ayuda de un colador y un nuevo recipiente, cuela solo la pulpa sin semillas para extraer el jugo natural de la fruta. Presiona con firmeza para extraer la mayor cantidad de jugo posible.
  5. Una vez que obtengas este jugo concentrado de tamarindo, agrega la misma cantidad de agua fría para diluirlo. Revuelve bien y si lo prefieres, agrega unas gotas de stevia al gusto antes de beber.

¿Existen contraindicaciones?

Aunque el consumo de tamarindo y el uso de sus semillas como remedio casero puede ser seguro para la mayoría de las personas, es importante tener en cuenta las siguientes advertencias 11:

  • A pesar de los hallazgos expuestos a lo largo de este artículo, no existe suficiente evidencia científica que garantice la efectividad del extracto de semillas u hojas de tamarindo como tratamiento hipo-glucémico en pacientes con diabetes.
  • El consumo excesivo de tamarindo puede provocar indigestión, diarreas, reflujo ácido y erosión del esmalte dental debido a su alto índice de acidez.
  • La alergia o hipersensibilidad es uno de los efectos secundarios más comunes del tamarindo. Las personas que son sensibles a los compuestos de esta fruta pueden experimentar una serie de síntomas adversos, como erupciones cutáneas, picazón, inflamación, mareos, desmayos, vómitos y falta de aliento.
  • Dependiendo de la persona, su estado de salud y la cantidad ingerida, el tamarindo puede causar picos de glucosa en sangre o por el contrario, hipoglicemia. Su consumo puede ser contraproducente en personas pendientes a cirugía o que tienen dificultades para controlar sus niveles de glucosa.
  • No se tiene suficiente información sobre la seguridad de comer tamarindo durante el embarazo y la lactancia. Se recomienda evitar su consumo más allá de la cantidad habitual ingerida como alimento.
  • Su uso puede causar interacción con ciertos medicamentos (anticoagulantes, AINE). Se cree que el tamarindo puede exacerbar la absorción del ibuprofeno y la aspirina en el torrente sanguíneo, resultando en síntomas de sobredosis y un mayor riesgo de hematomas.
  • Un estudio observacional realizado en India indicó que la ingestión frecuente de grandes cantidades de tamarindo puede promover la formación de cálculos en la vesícula biliar y causar otras complicaciones, por ejemplo ictericia, fiebre aguda, calambres abdominales, náuseas, vómitos, problemas digestivos y hepáticos, etc.

Téngase en cuenta que este es un artículo de carácter informativo. Consulta a tu médico antes de introducir el tamarindo, o cualquier otro alimento, en una dieta para diabéticos.

Referencias:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22935346
  2. http://www.scienceandnature.org/GJBB_Vol7(4)2018/GJBB-V7(4)2018-4.pdf
  3. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2221169115300885
  4. https://www.health.harvard.edu/newsletter_article/Inflammation_A_unifying_theory_of_disease
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4930494/
  6. https://www.researchgate.net/publication/5577059_Tamarind_Seed_Properties_Processing_and_Utilization
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23638112
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3047983/
  9. https://nutritiondata.self.com/facts/fruits-and-fruit-juices/2070/2
  10. http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0101-20612015000100066
  11. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-819/tamarind

Publicado por: Luis L. Fernández. Ultima revisión: agosto 1, 2019.