Saltar al contenido
Remedios para la Diabetes

Remolacha para los Diabéticos

La remolacha es una de las verduras más coloridas y llamativas. Contando con variedades rojas, amarillas, naranjas y moradas, es una forma divertida de agregarle color y equilibrio a las comidas. Sin embargo, las remolachas tienen un alto contenido de azúcar; de hecho, son una de las principales fuentes de sacarosa de la naturaleza, algo que no resulta muy alentador para las personas con diabetes. Como es de esperar, muchos se preguntan si, a pesar de ser un carbohidrato complejo, la remolacha se considera un alimento seguro para los diabéticos. Sigue leyendo a continuación para conocer la respuesta a esta y otras dudas frecuentes.

Propiedades nutricionales de las remolachas

La remolacha es un vegetal moderado en calorías; contiene aproximadamente 44 calorías en una porción de 100 gramos (cocida). Está considerada como un alimento de “índice glucémico medio” (valor de 61 a 64), pero con una “carga glucémica baja” de 5 1.

Es una excelente fuente de nutrientes esenciales como la fibra (2-3 gramos por cada 100 gramos de remolacha), los folatos (alrededor del 20% del valor diario recomendado VDR) y minerales como el cobre, el potasio y el manganeso (10-19% VDR), entre otros.

Este tubérculo también contiene un tipo de fitonutrientes únicos, llamados “betalaínas”, además de la luteína, la zeaxantina  y muchos nitratos inorgánicos.

Información nutricional detallada

1 remolacha, cruda, 82 g 2 remolachas cocidas, hervidas y escurridas, 100 g Hojas de remolacha, 1 taza, cocidas, 144 g
Macro-nutrientes
  • Calorías: 35
  • Grasa total: 0.1 g
  • Carbohidratos totales: 7.8 g
  • Fibra: 2.3 g
  • Carbohidratos netos: 5.5 g
  • Proteína: 1.3 g
  • Calorías: 44
  • Grasa total: 0.1 g
  • Carbohidratos totales: 9.9 g
  • Fibra: 2 g
  • Carbohidratos netos: 7.9 g
  • Proteína: 1.6 g
  • Calorías: 39
  • Grasa total: 0.2 g
  • Carbohidratos totales: 7.8 g
  • Fibra: 4.2 g
  • Carbohidratos netos: 3.6 g
  • Proteína: 3.7 g
Minerales
  • Calcio: 13 mg
  • Hierro: 0.6 mg
  • Magnesio: 19 mg
  • Fósforo: 33 mg
  • Potasio: 266 mg
  • Zinc: 0.2 mg
  • Calcio: 16 mg
  • Hierro: 0.7 mg
  • Magnesio: 23 mg
  • Fósforo: 38 mg
  • Potasio: 305 mg
  • Sodio: 77 mg
  • Zinc: 0.3 mg
  • Calcio: 164 mg
  • Hierro: 2.7 mg
  • Magnesio: 98 mg
  • Fósforo: 59 mg
  • Potasio: 1309 mg
  • Sodio: 347 mg
  • Zinc: 0.7 mg
Vitaminas
  • Vitamina C: 4 mg
  • Tiamina: 0.02 mg
  • Riboflavina: 0.03 mg
  • Niacina: 0.2 mg
  • Vitamina B6: 0.05 mg
  • Folato: 89 ug
  • Vitamina A: 27 IU
  • Vitamina E: 0.03 mg
  • Vitamina K: 0.2 ug
  • Vitamina C: 3.6 mg
  • Tiamina: 0.02 mg
  • Riboflavina: 0.04 mg
  • Niacina: 0.3 mg
  • Vitamina B6: 0.06 mg
  • Folato: 80 ug
  • Vitamina A: 35 IU
  • Vitamina E: 0.04 mg
  • Vitamina K: 0.2 ug
  • Vitamina C: 35.9 mg
  • Tiamina: 0.1 mg
  • Riboflavina: 0.4 mg
  • Niacina: 0.7 mg
  • Vitamina B6: 0.1 mg
  • Folato: 20 ug
  • Vitamina A: 11022 IU
  • Vitamina E: 2.6 mg
  • Vitamina K: 697 ug

 ¿Las remolachas son buenas o malas para los diabéticos?

Aunque la mayor parte de los carbohidratos en la remolacha corresponden a su contenido de azúcares naturales como la sacarosa, la glucosa y la fructosa, varias investigaciones han sugerido que las propiedades de esta raíz tuberosa pueden ser útiles en la prevención y el tratamiento de la diabetes.

Al parecer, este es uno de esos casos en los que no debemos dejarnos llevar por la primera impresión. Veamos qué tiene que decir la ciencia al respecto y cuáles son los beneficios demostrados.

  • Ayuda a disminuir la presión sanguínea. Los investigadores sugieren que comer remolacha, o beber jugo de remolacha, puede beneficiar a las personas con presión arterial alta, la cual es una afección común entre los diabéticos, especialmente los que tienen diabetes tipo 2. Según los estudios 2, la presencia de nitratos en el jugo de remolacha tiene un efecto reductor de la presión arterial al mejorar la capacidad de los vasos sanguíneos para ampliarse, promoviendo así un mejor flujo de la sangre.
  • Ayuda a reducir el daño nervioso. Un estudio del año 2012 concluyó que el ácido alfa-lipoico, un potente antioxidante que se encuentra en la remolacha, puede reducir el daño nervioso en nuestro organismo. Eso podría ser muy útil para los diabéticos, ya que se ha observado que este es un síntoma común en dichos pacientes 3.
  • Mejora el rendimiento durante el ejercicio. La investigación también ha sugerido que beber jugo de remolacha puede mejorar la capacidad de los músculos para absorber oxígeno durante el ejercicio, mejorando el rendimiento físico de la persona 4. Si llevamos este beneficio al plano de la diabetes, vemos que consumir remolacha podría elevar los niveles de energía y favorecer una mejor ejercitación, ayudando a reducir el avance de la enfermedad o el riesgo de desarrollar alguna de sus complicaciones, por ejemplo las enfermedades cardiovasculares.
  • Mejora la sensibilidad a la insulina. Sin dudas, este es uno de los descubrimientos más importantes. Durante un estudio, donde se investigaron los efectos del jugo de remolacha en personas con diabetes tipo 2, se demostró que las remolachas tienen propiedades que ayudan a mejorar la sensibilidad a la insulina en estos pacientes 5.

Otros hallazgos indican que las remolachas son efectivas para reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol “malo”) 67.

Al ser vegetales ricos en compuestos antioxidantes 8, tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y desintoxicantes que protegen al cuerpo contra el desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer, la enfermedad cardíaca o la propia diabetes. Por si fuera poco, se sabe que los carotenoides antioxidantes luteína y zeaxantina promueven la buena salud ocular 9, un beneficio muy especial para prevenir los problemas visuales típicos de las personas diabéticas.

La fibra, un nutriente abundante en la remolacha, no solo favorece la buena digestión de los alimentos y ayuda a equilibrar los niveles de glucosa en sangre, sino que también ha demostrado tener un papel importante en la prevención de varias enfermedades crónicas, incluida la diabetes 10.

Remolacha y Diabetes: ¿cuál es la forma correcta de comerla?

Las remolachas son tubérculos, aportan almidón/azúcares y tienen un índice glucémico medio. Teniendo en cuenta estas características, se entiende que los diabéticos deben consumirla con menos frecuencia, o en cantidades más pequeñas, en comparación con otras verduras no-almidonadas, por ejemplo las verduras de hoja verde.

Sin embargo, no por esto deja de ser un alimento apto y saludable para las personas con diabetes. Como se ha explicado anteriormente, su consumo ofrece beneficios importantes, no solo para prevenirla o evitar su progreso, sino para impedir el desarrollo de complicaciones futuras.

Por otro lado, la carga glucémica de las remolachas es baja (5), lo que significa que no tendrá un impacto significativo en los niveles de glucosa en sangre, siempre y cuando se mantenga un control de las porciones.

Nota: Evita comer las remolachas enlatadas, ya que suelen contener azúcares añadidos. Obviamente esto eleva el índice glucémico del alimento y por tanto, los niveles de glucosa en sangre de la persona que lo come. La recomendación es clara: elige siempre remolachas frescas.

Este es un tubérculo versátil; se puede consumir crudo (jugo, batido, rallado en ensaladas), o cocido (hervido, horneado). Las hojas verdes y los tallos de la remolacha también son comestibles; a menudo se hierven para salpimentar y comer a modo de ensalada, o se agregan durante la preparación de jugos y batidos verdes.

Riesgos, contraindicaciones y efectos secundarios

La mayoría de las personas puede comer remolacha de forma segura, incluso los diabéticos, tal y como se ha explicado a lo largo de este artículo. Sin embargo, existen posibles efectos y contraindicaciones asociadas a su consumo, por ejemplo:

  • Las remolachas son ricas en un tipo de pigmentación roja que no es digerida completamente por el intestino; esto conduce a la coloración rojiza de nuestra orina y heces, haciendo que nos alarmemos debido a su similitud con el color de la sangre. Sin embargo, este efecto es temporal, inofensivo y no representa ningún riesgo para la salud.
  • La remolacha, especialmente sus hojas, contiene altas cantidades de oxalatos, un tipo de compuestos que, aunque no son problemáticos en pequeñas cantidades, sí pueden ser tóxicos y contribuir a la formación de cálculos renales cuando se consumen en exceso.
  • Por otro lado, este tubérculo es una fuente de fructanos; los fructanos son nutrientes que suelen estar limitados en la dieta FODMAPS debido a su capacidad para exacerbar diferentes síntomas digestivos, sobre todo en personas con síndrome del intestino irritable (SII).


Video recomendado: Remedio para la diabetes con remolacha

Fuentes:

Referencias:

  1. https://www.livestrong.com/article/370347-glycemic-index-beets/
  2. http://nrl.northumbria.ac.uk/6688/1/TWG_2012_Beetroot_epub.pdf
  3. http://www.hindawi.com/journals/ije/2012/456279/
  4. http://jap.physiology.org/content/107/4/1144
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23395779
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10907240
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25178819
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20462192
  9. https://www.aoa.org/patients-and-public/caring-for-your-vision/diet-and-nutrition/lutein
  10. https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/in-depth/fiber/art-20043983

Publicado por: Luis L. Fernández. Ultima revisión: octubre 8, 2018.