Saltar al contenido
Remedios para la Diabetes

Moringa para la Diabetes

Comer de manera adecuada, mantener un estilo de vida activo y seguir el tratamiento médico son tres pilares fundamentales en la vida de cualquier diabético; sin embargo, la ciencia no descansa en la búsqueda de nuevas terapias, especialmente en el área de la medicina natural. Una de las alternativas más prometedoras que se han encontrado hasta el momento es la moringa oleífera, árbol de origen asiático muy valorado por sus propiedades nutritivas y medicinales.

Diferentes estudios han informado que los compuestos presentes en las hojas, semillas y tallos de la moringa ejercen un efecto regulador sobre los niveles de glucosa e insulina en sangre, de ahí que su consumo pueda ser muy favorable para las personas con diabetes.

¿Cuáles son los beneficios de la moringa para la diabetes?

Para empezar, la moringa está considerada como una de las plantas con mayores propiedades nutritivas del planeta. Su alto contenido de vitaminas, minerales y compuestos activos ha hecho de ella una buena alternativa para frenar la desnutrición en muchos lugares. Pero, ¿qué efecto tiene la moringa que la hace tan especial para la diabetes?

Según la evidencia científica, estos son los 4 beneficios principales que un diabético puede obtener con el consumo de moringa:

Reduce los niveles de glucosa en sangre

Numerosos estudios realizados en humanos y animales han indicado que los compuestos presentes en las hojas y semillas de moringa ayudan a reducir el azúcar en sangre, aumentan la sensibilidad a la insulina y mejoran la tolerancia a la glucosa 1 2. Tales efectos han sido atribuidos a la presencia del flavonoide quercetina 3 4, ácido clorogénico 5 y compuestos isotiocianatos 6.

Así mismo, se ha observado que el consumo de moringa puede tener beneficios adicionales importantes, como la reducción del colesterol, la pérdida de peso y el impulso de la circulación sanguínea.

Es rica en antioxidantes

La actividad antioxidante de las semillas de moringa ayuda a combatir el daño oxidativo causado por los radicales libres en las células, favorece un mejor control de la diabetes y disminuye el riesgo de desarrollar complicaciones 7 8.

Tiene poder anti-inflamatorio

También se ha observado que la moringa ayuda a combatir el estado de inflamación en el organismo. En principio, la inflamación es una respuesta natural ante infecciones o lesiones, pero se sabe que puede conducir al desarrollo de varias enfermedades crónicas (diabetes, cáncer, enfermedad cardíaca, colitis, artritis, etc.) si se mantiene durante un largo período de tiempo 9 10.

Favorece la buena salud y fortalece el sistema inmune

La moringa, especialmente sus semillas, posee un excelente valor nutricional 11 12. Estas son ricas en vitaminas (A, C, grupo B), minerales (zinc, calcio, hierro, magnesio), grasas monoinsaturadas (ácido oleico u omega 9), otras grasas saludables (omega 3 y 6), proteínas y fibra, nutrientes esenciales que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, regular la glucosa y la producción de insulina, combatir el daño causado por los radicales libres y mantener un mejor estado de salud general.

¿Cómo se toma la moringa para la diabetes tipo 2?

La moringa se puede consumir de muchas maneras. Aquí te dejamos un resumen de las opciones más populares y efectivas

Semillas de Moringa

Esta es una de las formas de consumo más recomendadas para las personas diabéticas. Son fáciles de incorporar como parte de la alimentación y ofrecen todos los beneficios mencionados anteriormente.

Un estudio realizado en 2014 examinó los posibles efectos de la administración de semillas de moringa en ratas diabéticas. Los investigadores encontraron que gracias a sus propiedades, los compuestos de estas semillas habían logrado mejorar los niveles de glucosa en ayunas y el perfil de lípidos en sangre 13.

¿Cómo tomar las semillas de moringa?

Se pueden consumir de 2 maneras: como parte de la dieta o como suplemento.

1. Semillas de moringa en la cocina. Se pueden preparar al vapor, al horno o tostadas para comer a modo de snack, y también puedes agregarlas en guisos, sopas, ensaladas, jugos y salsas.

Nota: la semilla de moringa suele ser tierna cuando está fresca, pero se torna dura como un frijol una vez que se seca.

2. Semillas de moringa como suplemento. En caso de que simplemente prefieras tomarlas, debes saber que no se recomienda tragarlas como si se tratara de una cápsula. Al parecer la cáscara de esta semilla no se digiere muy bien en el estómago y por tanto, impide la correcta absorción de los nutrientes que se encuentran en el interior. Para aprovechar mejor sus beneficios, opta por masticarlas, aunque también podrías remojarlas o molerlas antes de comer.

Nota: La recomendación general es tomar las semillas de moringa en ayunas, pero no dejan de ser beneficiosas si las tomas en otro momento del día. Aunque no existe una dosis única que indique cuántas semillas se deben consumir para la diabetes, algunas fuentes recomiendan no comer más de 4 semillas al día.

En algunos países también puede estar disponible el extracto de semillas de moringa, generalmente en cápsulas. En ese caso es importante consultar siempre a tu médico y seguir las indicaciones de consumo brindadas por el fabricante.

Té de moringa

Esta infusión suele prepararse con las hojas de moringa secas. Puedes utilizar bolsitas de té comercial o hacer tu propia versión casera. Para esto solo debes colocar un puñado de hojas (previamente deshidratadas al aire libre) en una taza de agua caliente y dejarlas reposar durante varios minutos, de la misma forma que harías con otros tés de hierbas. Eso sí, asegúrate de no hervir las hojas junto con el agua, ya que el proceso de cocción causa la pérdida de nutrientes.

El resultado será un té de sabor ligeramente terroso, capaz de ayudarte a regular los niveles de glucosa en sangre e incrementar tus niveles de energía.

Aunque su efecto energizante puede ser similar al del café, el té de moringa no contiene cafeína. Se cree que dicha propiedad se debe a su combinación de nutrientes, particularmente sus coenzimas. 14.

¿Qué cantidad de té de moringa puedo tomar al día?

Actualmente no existe una recomendación establecida sobre la dosis de té de moringa para la diabetes. Mantente en el lado seguro y comienza tomando 1 o 2 tazas al día, siempre comprobando cómo se comportan tus niveles de glucosa.

Polvo de moringa

Otra forma de tomar moringa para la diabetes consiste en agregar polvo de moringa a tus recetas, por ejemplo en sopas, cremas, batidos, cereales, tés y en el café. El polvo de moringa se puede conseguir en herbolarios, tiendas de suplementos y farmacias, aunque también se puede preparar en casa triturando las hojas y tallos secos de la planta.

Agregar 1 o 2 cucharadas de este polvo verde vibrante a tus comidas / bebidas puede ayudarte no solo a controlar mejor la diabetes, sino también a reducir los niveles de colesterol, regular la presión arterial, combatir la inflamación y adelgazar.

Moringa fresca

La moringa también puede ser beneficiosa cuando se consume como parte de la dieta. Si tienes una planta de moringa en casa, o tienes acceso a ella de alguna forma, prueba a incluir sus hojas frescas en ensaladas, guisos, tortillas, batidos verdes, etc.

Toma un manojo de 8 a 12 hojas de moringa (preferiblemente orgánica), lávalas muy bien e inclúyelas en cualquiera de estas recetas. Pueden ser un buen sustituto de la lechuga y la espinaca.

Cápsulas de moringa

Como es de esperar, la moringa está ampliamente disponible en forma de suplemento. Dependiendo del producto, las cápsulas pueden contener polvo de hojas de moringa, extracto de semillas de moringa y en algunos casos, sus aceites.

Antes de tomar cápsulas de moringa para la diabetes, asegúrate de consultar a tu médico. Aunque se considera un remedio efectivo, ten en cuenta que no se recomienda usarlo deliberadamente como sustituto de la medicación, ni tomarlo de manera indefinida.

¿La moringa tiene contraindicaciones?

En general, el consumo de moringa se considera seguro para la mayoría de las personas; no obstante se advierte que puede tener contraindicaciones y causar efectos adversos en algunos casos 15 16 17 Por ejemplo:

  • Personas bajo tratamiento médico. El consumo regular de moringa puede interactuar con ciertos medicamentos; aquí se incluyen medicamentos para tratar problemas de tiroides (Levotiroxina) y fármacos que son degradados en el hígado. Así mismo, las personas que toman tratamiento para la hipertensión o la diabetes deben proceder con precaución, pues la moringa podría conducir a niveles demasiado bajos de presión arterial y glucosa.
  • Mujeres en el embarazo y la lactancia. Por un lado, no se han realizado suficientes investigaciones para demostrar que la moringa es segura en el embarazo, y por otro, se cree que algunos compuestos activos presentes en la raíz, la corteza y las flores de esta planta pueden inducir contracciones uterinas. Lo mejor es evitar su consumo en estas etapas.
  • Personas sensibles o alérgicas. La moringa puede causar molestias estomacales (diarrea, vómito, náuseas), así como reacciones alérgicas.

Nadie debe consumir la raíz de moringa o sus extractos. Al parecer esta parte de la planta contiene una sustancia tóxica, que en grandes dosis puede causar reacciones adversas, parálisis, e incluso la muerte en el peor de los casos 18.

Consejos y advertencias

  • Ingerir siempre la dosis recomendada por el fabricante en caso de tomar suplementos de moringa.
  • Consulta a tu médico antes de tomar este o cualquier otro remedio, especialmente si padeces alguna condición médica.
  • Tomar moringa para la diabetes puede ser muy beneficioso, sin embargo es importante mantener un registro para comprobar cómo se comportan tus niveles de glucosa en sangre.
  • Lo mejor es comenzar con dosis pequeñas (500mg de polvo – 3 gr de semillas), e ir incrementando la cantidad poco a poco dependiendo de cómo responda tu cuerpo y cuáles sean tus objetivos.

Video Recomendado – ¿Cómo Hacer Polvo de Moringa en Casa?

Espero que la información del artículo haya sido de tu agrado. Si es así, compártela con otras personas a las que pueda interesarles y no dejes de darle un vistazo al resto de nuestras publicaciones.

Referencias:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5727834/
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24657072
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5839491/
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5462925/
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3766985/
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4456298/
  7. https://www.researchgate.net/publication/314110398_Antioxidant_Activity_of_Moringa_oleifera_Extracts
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5750624/
  9. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/13880200802366710
  10. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4103706/
  11. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2679503/
  12. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2213453016300362
  13. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4299558/
  14. https://articles.mercola.com/teas/moringa-tea.aspx
  15. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-1242/moringa
  16. https://www.medicalnewstoday.com/articles/319916.php
  17. https://www.drugs.com/npp/moringa.html
  18. https://examine.com/supplements/moringa-oleifera/#safety-and-toxicology

Publicado por: Luis L. Fernández. Ultima revisión: abril 25, 2019.