Saltar al contenido
Remedios para la Diabetes

Miel y Diabetes

Casi siempre hablamos de la miel de abejas como una alternativa más saludable para endulzar. Es un producto natural, tiene un sabor dulce delicioso y exhibe excelentes propiedades curativas; sin embargo, una vez que se descompone, la miel es esencialmente azúcar. Esto hace que muchos se pregunten: ¿Es recomendable comer miel siendo diabético? ¿La miel se considera un edulcorante seguro para la diabetes?

Cuando se trata de una dieta apta para diabéticos, raramente podemos pensar en «blanco o negro».

Sigue leyendo a continuación para conocer lo más relevante sobre este tema: perfil nutricional, contenido de azúcar e índice glucémico de la miel, efectos sobre los niveles de glucosa en sangre, tamaño de la porción recomendada y últimos descubrimientos de la ciencia (muchos lectores quedarán sorprendidos).

Miel vs Azúcar: Nutrientes e Índice glucémico de la miel

Al igual que el azúcar de mesa, la miel cruda aporta calorías y contiene carbohidratos en forma de azúcares simples (fructosa, glucosa y otros), de ahí que su consumo pueda provocar picos de glucosa en sangre. Pero existen ciertas diferencias que vale la pena tener en cuenta…

1 cucharada de miel, alrededor de 21 gramos, tiene aproximadamente 1:

  • 64 calorías
  • 17 g de carbohidratos (azúcar)
  • 59 g de agua

En adición, la miel aporta algunas vitaminas, minerales esenciales y enzimas, que en conjunto son responsables de sus beneficios saludables y propiedades curativas.

La miel no es pura azúcar. También contiene agua, pequeñas cantidades de micronutrientes y compuestos antioxidantes que varían según el tipo de miel.

Tomando la misma cantidad como referencia, vemos que 21 gramos de azúcar común granulada aportan alrededor de 80 calorías, hasta 25 gramos de carbohidratos y prácticamente cero nutrientes 2.

Otra diferencia a considerar es el valor de índice glucémico (IG), es decir, la velocidad con que un carbohidrato en particular puede elevar el azúcar en sangre. Según se ha informado, la miel tiene un IG de 58, un valor ligeramente inferior en comparación con el IG del azúcar (IG=60).

De acuerdo a la clasificación de índice glucémico, ambos valores se ubican en el rango Medio de la escala, aunque pueden llegar al rango Alto según el tipo de azúcar o miel.

La miel para diabéticos

Pero vayamos un poco más lejos y veamos qué pasa con el valor de carga glucémica (CG), es decir, el indicador que nos permite saber qué tanto puede elevar el azúcar un determinado alimento.

Tomando 28 gramos como tamaño de la porción, vemos que la miel tiene una CG de 14, mientras que la del azúcar es de 19. En este caso, ambos valores también se encuentran en el rango Medio, pudiendo llegar al rango Alto de la escala. Nota: Todos los valores mencionados anteriormente pueden variar dependiendo de cada tipo de miel o azúcar en particular.

Fuentes especializadas, como la Asociación Americana para la Diabetes, aseguran que los diabéticos deben potenciar el consumo de alimentos e ingredientes con índice glucémico bajo para lograr un mejor manejo de la condición.

Entonces, ¿qué significa todo esto?

Significa que la miel de abejas no es muy diferente del azúcar de mesa, y que si bien contiene menos carbohidratos, menos calorías, y sus valores de IG y CG son ligeramente más bajos, lo cierto es que no dejan de considerarse altos; por tanto, se advierte que su consumo inadecuado puede desestabilizar los niveles de glucosa en personas con diabetes.

Ahora bien, ¿qué nos dice la evidencia científica?

¿Cómo la miel afecta tus niveles de azúcar en sangre? Principales hallazgos científicos

Después de todo, puede que haya buenas noticias para los amantes de la miel. Hasta aquí hemos visto por qué la miel es una forma de azúcar natural que podría sabotear el buen manejo de la diabetes. Sin embargo, hay nuevos estudios que, definitivamente, la describen como una mejor alternativa en comparación con el azúcar granulado. De hecho, se ha hablado de su potencial como estabilizador de la glucosa en sangre 3.

Muchos se sorprenderán, pero cada vez son más los estudios que sugieren que la miel cruda tiene dicha propiedad.

  • Tras un estudio comparativo realizado en personas sanas y pacientes con diabetes tipo 1, los investigadores informaron que la miel había causado un aumento inicial del azúcar en sangre 30 minutos después de su consumo, pero que luego había disminuido, llegando a permanecer estable durante 2 horas 4. Según explicaron, esto los llevó a creer que la miel, a diferencia del azúcar de mesa, puede causar un aumento de la insulina y por tanto, un mejor control de la glucosa en sangre.
  • Un estudio similar realizado en 2012 informó que, en comparación con la sacarosa, la miel de abejas tenía menos probabilidades de elevar los niveles de azúcar en la sangre. El equipo de investigación concluyó que la miel podría tener un papel en tratamientos futuros para mejorar la función de las células beta del páncreas, las cuales son responsables de producir insulina 5.
  • Una revisión de varios estudios publicada en 2017 también exploró la conexión entre la miel y la glucosa en sangre en personas con diabetes 6. Los autores encontraron que la miel tenía efectos muy positivos, incluyendo la disminución de la glucosa en ayunas, un mejor funcionamiento del páncreas y mejores mediciones de la glucosa postprandial (después de las comidas).
  • Una revisión reciente, realizada en 2018, concluyó que la miel puede ser útil para tratar la diabetes tipo 2, ya que exhibe cierto poder hipoglucémico 7.

Aunque tales hallazgos sobre la miel y la diabetes parecen muy prometedores, los investigadores advierten que todavía se necesitan más estudios a largo plazo para confirmar estos efectos y establecer las dosis beneficiosas en humanos.

Los estudios en humanos y animales han observado resultados mixtos al agregar miel a la dieta de los diabéticos tipo 1 y tipo 2. Se dice que su consumo parece “beneficioso” en el mejor de los casos y “neutral” en el peor.

¿Comer miel tiene beneficios para la diabetes?

Además de la supuesta capacidad para aumentar el nivel de insulina y ayudar a controlar el azúcar en sangre, se cree que ingerir miel puede tener otros beneficios para los diabéticos y la población en general.

Según se ha observado desde la antigüedad, la miel de abejas pura tiene propiedades antioxidantes, antimicrobianas y antiinflamatorias.

Miel o azúcar para la diabetes

Su consumo moderado, como parte de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, puede ayudar a 8:

  • Mejorar la forma en que tu cuerpo metaboliza el azúcar.
  • Combatir la resistencia a la insulina.
  • Combatir los procesos inflamatorios y prevenir complicaciones típicas de la diabetes y el síndrome metabólico.
  • Fortalecer el sistema inmune y prevenir infecciones comunes.
  • Favorecer la curación rápida de lesiones y heridas.

A la miel se le atribuyen beneficios anti-diabéticos, acción antioxidante y efecto reductor sobre los marcadores inflamatorios en el organismo.

La miel en una dieta para diabéticos: ¿qué cantidad se recomienda?

La miel es alta en azúcares simples…y el azúcar es azúcar. Si bien existe evidencia de que la miel de abejas tiene cierto potencial anti-hiperglucémico, todavía queda mucho por comprender al respecto. Como diabético, siempre será conveniente reducir el azúcar agregado en tu dieta y limitar el consumo de carbohidratos simples.

Te puede interesar: Las 24 Frutas con Más Azúcar (Malas para la Diabetes)

Cuando se trata de personas con diabetes, la recomendación actual sobre el consumo de miel es una sola: hacerlo siempre con moderación y evitar el uso frecuente. Controla muy bien las cantidades, tratando de no exceder ½ – 1 cucharadita como tamaño de la porción.

Considera que la miel es naturalmente más dulce que el azúcar, de ahí que no necesites añadir tanta cantidad para sentir el sabor. ½ cucharadita será suficiente para endulzar una taza de té, un tazón de avena cocida, una porción de yogurt griego o un jugo verde casero.

Ver más adelante:

Siempre que sea posible, combina el consumo de la miel con granos integrales, proteínas, alimentos ricos en fibra, nueces y semillas recomendadas para diabéticos. En caso de usarla para endulzar productos horneados, agrega solo la mitad o un tercio de lo indicado en la receta.

Advertencias y posibles riesgos a tener en cuenta

  1. Evita comer miel, u otro edulcorante similar, si tu diabetes no está controlada. Su consumo puede desestabilizar los niveles de glucosa en sangre.
  2. Ingerir miel de manera excesiva puede contribuir al sobrepeso, no solo en diabéticos sino también en personas sanas.
  3. Elige siempre una miel de abejas pura, cruda y preferiblemente orgánica. Esta se considera la miel más segura para la diabetes debido a que no contiene azúcar agregada. Se sabe que muchas mieles procesadas contienen azúcares y jarabes añadidos, de ahí que puedan afectar negativamente los niveles de azúcar en sangre.
  4. Dado que la miel cruda no ha sido pasteurizada, su consumo no se recomienda en el embarazo. Esto es válido tanto para mujeres embarazadas sanas como para embarazadas con diabetes gestacional.
  5. Considera que algunas personas pueden ser alérgicas a la miel (alergia al polen o a ciertas proteínas derivadas de secreciones de las abejas). Los síntomas comunes en ese caso incluyen irritación de la piel, vómitos y diarreas, estornudos, etc.
  6. Es recomendable que los diabéticos y aquellas personas que padezcan alguna condición de salud consulten a su médico antes de usar la miel de abejas como su edulcorante regular.

Nota: Cabe mencionar que la administración de miel en niños menores de 1 año está contraindicada debido al riesgo de botulismo 9.

Respuestas rápidas a Preguntas frecuentes

¿Es recomendable sustituir el azúcar por miel si tengo diabetes?

Partiendo del hecho de que tanto el azúcar como la miel son altos en azúcares simples y su consumo excesivo es contraproducente en personas diabéticas, puede que aun quieras sustituir el azúcar de mesa refinado por un edulcorante más natural y crudo como la miel de abejas. Pero lo cierto es que, de forma general, esto no representa una gran diferencia.

Un aspecto positivo que podríamos señalar a favor de la miel es que, al ser más dulce que el azúcar, nos ayuda a usar cantidades más pequeñas; sin embargo esto no garantiza una reducción significativa en la ingesta de carbohidratos ni en el número de calorías, pues se sabe que la miel aporta casi la misma cantidad, o a veces más, azúcares por porción en comparación con el azúcar granulado.

Tomar miel siendo diabético

De forma general, se recomienda que los diabéticos opten por edulcorantes más seguros, como la stevia, pero si tuviéramos que elegir entre el azúcar y la miel, la mejor opción sería la miel pura de abejas. Es un edulcorante 100% natural, que además de fructosa, glucosa y otros azúcares, también aporta vitaminas, minerales, enzimas, agua y fibra.

Nota. Usa la miel con moderación, asegurándote de contemplar los carbohidratos que aporta a tu plan diario de alimentación para la diabetes.

Según Mayo Clinic 10 y otras fuentes médicas, sustituir el azúcar por miel no tiene un beneficio real en una dieta contra la diabetes.

Ver más adelante: Stevia y Diabetes – Consumo, Beneficios y Advertencias para Diabéticos

¿Qué diferencias hay entre la miel de abejas cruda y la miel procesada?

La miel cruda, o miel sin filtrar, es aquella que se extrae de la colmena y se comercializa en su forma más natural. Típicamente, solo se cuela para eliminar las impurezas. Esta miel no se cocina ni se somete a otro tipo de procesamiento; al estar cruda, conserva todos sus nutrientes y propiedades saludables.

Durante el viaje de la flor a la colmena, las abejas enriquecen el néctar recolectado con enzimas especiales que comienzan a actuar inmediatamente como conservantes.

Por su parte, la miel procesada, esa que encontramos normalmente en el supermercado, es el resultado de un proceso de filtrado y pasteurización (exposición a altas temperaturas). De esa forma los productores se aseguran de destruir posibles levaduras y prolongar su vida útil. Esta suele tener un sabor más suave y una menor concentración de nutrientes y compuestos antioxidantes.

Advertencia. Algunos fabricantes mezclan esa miel procesada con azúcares y jarabes añadidos, y luego la comercializan como un producto 100% natural. Ya sea que tengas diabetes o no, asegúrate de chequear la lista de ingredientes para obtener una miel real.

¿Es cierto que la miel previene la diabetes tipo 1?

Aunque varias investigaciones han observado que la miel puede tener un efecto reductor sobre la glucosa en sangre, así como aumentar los niveles de insulina y ayudar a prevenir el desarrollo de la diabetes tipo 1, lo cierto es que la evidencia disponible hasta la fecha no se considera sólida.

Todavía se necesitan más estudios para evaluar posibles mecanismos de acción en el organismo.

Pensamiento final

¿Los diabéticos pueden comer miel de abejas? Tomar una pequeña porción de miel puede ser seguro para la mayoría de los diabéticos, siempre y cuando se haga como parte de una dieta equilibrada, un estilo de vida sano y si se tiene la diabetes controlada. Si padeces de diabetes o pre-diabetes, la moderación es clave.

En caso de consumirla, asegúrate de elegir una miel cruda, pura y certificada como orgánica. Por último, siempre es recomendable consultar a tu médico o nutricionista antes de incluir la miel en una dieta diabética.

Referencias:

  1. https://nutritiondata.self.com/facts/sweets/5568/2
  2. https://nutritiondata.self.com/facts/sweets/5592/2
  3. https://www.alliedacademies.org/articles/the-role-of-pure-honey-in-the-treatment-of-diabetes-mellitus.html
  4. https://www.liebertpub.com/doi/10.1089/109662004322984789
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23337559
  6. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1319562X16302066
  7. https://www.hindawi.com/journals/omcl/2018/4757893/
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5424551/
  9. https://www.healthychildren.org/English/health-issues/conditions/infections/Pages/Botulism.aspx
  10. https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/diabetes/expert-answers/diabetes/faq-20058487

Publicado por: Luis L. Fernández. Ultima revisión: febrero 21, 2020.