Saltar al contenido
Remedios para la Diabetes

Cúrcuma para la Diabetes

A estas alturas es casi seguro que ya has oído hablar de la cúrcuma y sus poderosos beneficios para la salud. Esta raíz de origen indio, también conocida como turmero o cúrcuma longa, se ha utilizado en la medicina ayurvédica durante siglos, tanto para el tratamiento de enfermedades comunes como para la cura y prevención de condiciones más serias.

El potencial saludable de la cúrcuma no ha quedado indiferente ante los investigadores y la medicina moderna occidental 1, de ahí que hoy se le considere como una alternativa prometedora en el tratamiento de condiciones crónicas, incluyendo la diabetes, la artritis, el cáncer y la hipertensión arterial.

Precisamente en este artículo estaremos hablando sobre las bondades de la cúrcuma para combatir la diabetes, condición metabólica que afecta a millones de personas alrededor del mundo. 

¿Por qué la cúrcuma es buena para los diabéticos?

Si has oído hablar de la cúrcuma, entonces es muy probable que también hayas escuchado sobre la curcumina, su principal compuesto activo y al que se le atribuyen casi todas las propiedades de la especia. Este polifenol se ha convertido en el centro de atención de numerosos estudios, demostrando ser un excelente antioxidante, antiinflamatorio, anticancerígeno, antibacteriano y antiviral 2.

Pero en términos de diabetes, ¿qué hace de la cúrcuma un remedio tan especial?

1. Ejerce propiedades anti-inflamatorias en el organismo

Puede decirse que este es el efecto más poderoso de la cúrcuma. Según la evidencia científica obtenida durante décadas, el poder anti-inflamatorio de la curcumina es excepcional, llegando a ser calificado como uno de los más potentes del mundo 3.

En un estudio, 117 participantes con síndrome metabólico fueron divididos en dos grupos; al primer grupo se le administró la dosis de 1 gramo de curcumina al día, durante 8 semanas, mientras al segundo grupo solo se le administró un placebo. Al cabo de 8 semanas, los participantes que tomaron la curcumina mostraron una disminución significativa en sus niveles de agentes inflamatorios (TNF-α, IL-6, TGF-β y MCP-1) en la sangre.

Ahora bien, dado que la inflamación y la diabetes son condiciones que están estrechamente relacionadas 4 5, cualquier cosa que ayude a controlar una, será de gran ayuda para contrarrestar la otra. Mientras menor sea el número de moléculas inflamatorias en el cuerpo de un diabético, mejor será el funcionamiento del páncreas, mayor será su sensibilidad a la insulina y por tanto, mejor será el control de sus niveles de glucosa en sangre.

2. Reduce los valores de azúcar y A1c en sangre

Al parecer, existen diferentes mecanismos mediante los cuales la cúrcuma favorece la salud del páncreas, mejora la sensibilidad a la insulina y regula los niveles de glucosa en sangre de manera más eficiente. Estos son algunos ejemplos de publicaciones científicas que así lo demuestran: 6 7 8

  • Un estudio realizado en 2014 concluyó que la curcumina puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre al disminuir la producción de glucosa hepática. En adición, sus compuestos pueden estimular la secreción de insulina, aumentar la sensibilidad a dicha hormona y ayudar a combatir la inflamación.
  • Otro estudio clínico realizado en 2016 observó que, después de administrar una dosis diaria de curcumina, un grupo de pacientes con diabetes tipo 2 había experimentado la reducción significativa de estos valores, en comparación con el grupo placebo de la investigación.
  • Una investigación similar del año 2017 se dedicó a estudiar el efecto de la cúrcuma en el tratamiento de pacientes con hígado graso no alcohólico, una condición relacionada con la diabetes. Se comprobó que después de consumir 1000 mg de cúrcuma, 3 veces al día por 12 semanas, los participantes tuvieron una reducción promedio de 1,22% en sus niveles de azúcar en la sangre, un aumento del 17.69% en la producción de insulina y una reducción del 19.8% en la resistencia a la insulina.

3. Posee gran poder anti-oxidante

Este es otro beneficio importante cuando se habla de cúrcuma y diabetes. En numerosos estudios se ha observado que el efecto antioxidante de la curcumina ayuda a combatir el estrés oxidativo que provocan los radicales libres en las células 9 10.

El estrés oxidativo ha sido vinculado con el origen de numerosas enfermedades, incluyendo los problemas cardíacos, el cáncer, e incluso la propia diabetes 11. Así mismo, se tiene evidencia de que juega un papel significativo en el desarrollo de las complicaciones diabéticas más frecuentes 12 13.

4. Promueve niveles de colesterol saludables

Las personas con diabetes y pre-diabetes suelen tener altos niveles de lípidos y triglicéridos, condición que los hace más propensos a desarrollar enfermedades cardíacas y aterosclerosis, entre otros riesgos. Afortunadamente, la cúrcuma y la curcumina también sirven para reducir el colesterol malo (LDL), los triglicéridos, y ayudan a mantener valores más saludables de colesterol en sangre 14.

5. Ayuda a controlar el peso corporal

Algunas investigaciones sugieren que la curcumina puede ser útil en el tratamiento y prevención de la obesidad, así como de varias enfermedades crónicas relacionadas 15. Esto podría ser de gran ayuda para las personas con diabetes, ya que factores como la resistencia a la insulina, la hiperglucemia, la hiperlipidemia y otros síntomas inflamatorios aumentan el riesgo de sobrepeso y obesidad.

Mirándolo en sentido contrario, se sabe que la obesidad contribuye a un estado de inflamación crónica de bajo grado en el cuerpo, el cual puede desencadenar trastornos metabólicos como la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2.

¿Cómo tomar la cúrcuma si tengo diabetes?

La cúrcuma se puede consumir de varias maneras. Dado que en principio es una especia, la opción más simple sería incluirla en tus comidas, por ejemplo en salsas, sopas, batidos y carnes. Sin embargo, cuando se trata de usar la cúrcuma como remedio natural contra la diabetes u otro problema de salud, las mejores formas de consumo para aprovechar sus beneficios son los suplementos y el té.

Cúrcuma en cápsulas

No solo es una de las alternativas más populares, también es la más recomendada. Los suplementos de cúrcuma en polvo garantizan una mayor biodisponibilidad de sus compuestos. Eso significa que una vez completada la digestión, todavía quedará una buena concentración de los mismos en nuestro cuerpo.

La respuesta radica en que la mayoría de estos productos encapsulan la curcumina en liposomas (membrana de doble-capa y burbujas hechas de fosfolípidos), pues se sabe que la presencia de una fuente de grasas aumenta notablemente su absorción en el organismo.

Varios estudios han demostrado que tomar curcumina / cúrcuma en forma de suplemento causa efectos más rápidos y significativos, de ahí que la persona tenga más posibilidades de experimentar sus maravillosos beneficios 16.

3 Consejos para escoger un buen suplemento de cúrcuma

  1. Revisa la etiqueta del producto para asegurarte de que la cúrcuma ha sido combinada con fosfolípidos.
  2. Busca suplementos que contengan un alto nivel de curcuminoides. Por ejemplo, la etiqueta podría decir 95% de curcuminoides (eso significa que la cúrcuma ha sido modificada para lograr que la curcumina sea más soluble y biodisponible en el cuerpo).
  3. Elige cápsulas de cúrcuma con extracto de pimienta negra o piperina, ya que esto también favorece muchísimo su absorción 17.

Té de cúrcuma

También muy popular y efectivo, el té o infusión de cúrcuma sirve para obtener las propiedades medicinales de la raíz. Se puede preparar con el rizoma fresco, en polvo, o utilizando las bolsitas de té comerciales. En este caso mi recomendación es decantarse por la cúrcuma fresca siempre que sea posible, ya que permite aprovechar una mayor concentración de compuestos activos y aceites naturales.

Si todavía no sabes cómo preparar el té de cúrcuma para la diabetes, aquí te dejo una receta muy sencilla:

  1. Pela y ralla un pequeño trozo de tubérculo hasta conseguir 1 cucharadita de cúrcuma, aproximadamente.
  2. Agrégala a una taza de agua hervida, o muy caliente, mezcla bien y deja reposar por 5 minutos.
  3. Ahora cuela la infusión y bebe inmediatamente (1-2 veces al día). Si lo deseas, puedes agregar miel, limón, un chorrito de leche, aceite de coco, o combinar con otros ingredientes como la manzanilla y el jengibre.

¿Cuál es la dosis de cúrcuma para un diabético?

No basta con saber cómo puedes tomarla, también es importante no exceder la cantidad adecuada. En general, no existe una única dosis de cúrcuma recomendada; la mayoría de los investigadores e instituciones oficiales sugieren la cantidad de 500 a 2000mg diarios, pero lo cierto es que la dosis puede variar según la forma de consumo y la condición que se quiere tratar 18.

Dado que no se tiene una dosis estandarizada para la diabetes, algunas personas podrían optar por la dosis promedio que ha sido empleada en varios de los estudios más relevantes, sin embargo para mantenerse en el lado seguro es mejor seguir las indicaciones del fabricante (si usas suplementos) y consultar siempre a tu médico.

Asegúrate de medir tus niveles de glucosa en sangre regularmente mientras utilizas la cúrcuma o cualquier otro remedio para la diabetes. No se recomienda la sustitución de ningún tratamiento sin la correspondiente supervisión médica.

¿Existen contraindicaciones?

Debido a que no se necesita una gran cantidad de la especia, el consumo de la cúrcuma en la cocina se considera seguro en la mayoría de los casos, sin embargo su uso como remedio o suplemento requiere de mucha precaución, especialmente cuando se tiene una condición como la diabetes.

¿Ofrece excelentes beneficios? Sí…pero su ingesta excesiva o inadecuada puede causar efectos secundarios y estar contraindicado en algunas personas 19 20 21.

  • Tomar mucha cúrcuma en combinación con los medicamentos para la diabetes puede conducir a niveles de glucosa en sangre demasiado bajos.
  • Los diabéticos que padecen algún trastorno en la coagulación de la sangre, problemas renales, hepáticos, biliares o hipertensión, deben consultar siempre a su médico y proceder con precaución.
  • Se recomienda evitar el consumo de la cúrcuma como suplemento para tratar la diabetes / diabetes gestacional durante el embarazo y la lactancia.

Ten en cuenta que algunas personas pueden ser sensibles a los compuestos activos de la cúrcuma y desarrollar reacciones alérgicas. Así mismo, las dosis altas pueden causar diarrea, náuseas, vómitos, ardor, estreñimiento y malestar de estómago en general. En casos raros, las dosis muy altas y prolongadas pueden provocar ritmo cardíaco anormal.

Video Recomendado – Utilizando la Cúrcuma en la Cocina

Espero que la información del artículo haya sido de tu agrado. Si es así, compártela con otras personas a las que pueda interesarles y no dejes de darle un vistazo al resto de nuestras publicaciones.

Referencias:

  1. https://nccih.nih.gov/health/turmeric/ataglance.htm
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5664031/
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12676044
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1087185/
  5. https://www.webmd.com/diabetes/type-2-diabetes-guide/inflammation-and-diabetes#1
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3857752/#B29
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4338652/
  8. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S235238591730275X
  9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18049430
  10. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26027171
  11. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5059829/
  12. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2996922/
  13. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3286717/
  14. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5637251/
  15. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26592847
  16. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3918523/
  17. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9619120
  18. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-662/turmeric
  19. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-662/turmeric
  20. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16545122
  21. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19892416

Publicado por: Luis L. Fernández. Ultima revisión: octubre 19, 2019.