Saltar al contenido
Remedios para la Diabetes

Ajo para la diabetes

Sin dudas, el ajo es uno de los mejores ejemplos cuando de remedios caseros se trata. Desde la fortaleza de nuestro sistema inmunológico hasta la buena salud del corazón, a esta especia se le atribuyen numerosos beneficios medicinales, todo gracias a su alto contenido de enzimas, compuestos de azufre, minerales y vitaminas.

Si eres diabético, pre-diabético o tienes alguien cercano que padece esta enfermedad, seguramente has escuchado que el ajo también es un buen remedio para la diabetes, ya que al parecer tiene la capacidad de regular los niveles de glucosa e insulina en sangre. Pero, ¿te has preguntado qué hay de cierto en esto? o ¿cuál es la forma correcta de tomarlo?

Acompáñanos en este artículo para consultar todo lo que debes saber al respecto…

Hallazgos científicos sobre el ajo y la diabetes

Al igual que otros bulbos de la familia Allium, como la cebolla, la chalota y la cebolleta, el ajo ha sido ampliamente estudiado por sus propiedades medicinales, haciendo especial hincapié en su efecto protector para la salud cardiovascular 1. Grandes estudios poblacionales han indicado que el consumo frecuente de estas especias se asocia con un menor riesgo de desarrollar condiciones crónicas como la enfermedad cardíaca, la hipertensión arterial y los trastornos metabólicos.

En el caso específico del ajo como posible remedio para la diabetes, también se han hecho numerosos estudios, a partir de los cuales se tienen los siguientes hallazgos :  

En 2017, un estudio diseñado para evaluar sistemáticamente la eficacia y seguridad de un suplemento de ajo como tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, observó que después de 2 semanas, los compuestos del ajo habían contribuido a un mejor control de la glucosa en sangre, disminuido la resistencia a la insulina y desempeñado un papel muy positivo en la regulación de los niveles de colesterol. 2

Una revisión de estudios similares apoyó la idea de que el consumo regular de ajo podía ayudar a disminuir los niveles de azúcar y colesterol en la sangre, reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y prevenir el cáncer. 3

Otra investigación realizada en 2006 descubrió que el consumo de ajo crudo podía ayudar a reducir los niveles de glucosa en el torrente sanguíneo, además de reducir el riesgo de desarrollar aterosclerosis.

Se sabe que la diabetes puede aumentar el riesgo de desarrollar un tipo de inflamación relacionada con la aterosclerosis 4

A estos estudios se suman otras investigaciones que igualmente han observado el potencial de la especia, no solo para reducir la glucosa en sangre de los pacientes con diabetes tipo 1 y 2, sino también para prevenir el desarrollo de la condición en primer lugar, así como para disminuir el riesgo de sufrir sus complicaciones más comunes.

¿Cómo funciona el ajo para controlar la glucosa en sangre?

Se sabe que el ajo contiene más de 400 componentes químicos diferentes. Entre ellos se incluyen la alicina, el alilpropil disulfuro y el sulfóxido de S-alil cisteína, compuestos de azufre que previenen la inactivación de la insulina en el hígado, es decir, ayudan a elevar los niveles de insulina disponible en el cuerpo. 5

Nota: La combinación de alicina y sulfóxido de S-alil cisteína promueve la producción de insulina en la sangre al impedir que el hígado descargue la glucosa no regulada en el torrente sanguíneo. Esto evita que el hígado desactive la producción de insulina, permitiéndole a la hormona estar disponible para cumplir su función en el organismo.

Algunos investigadores plantean que otro mecanismo de acción del ajo para disminuir los niveles de azúcar en la sangre se basa en su capacidad para estimular la secreción de insulina en las células beta del páncreas y disminuir la resistencia a dicha hormona. 6

Principales beneficios del ajo para los diabéticos

Hasta aquí hemos visto cómo el ajo puede ser de gran ayuda para las personas con diabetes al favorecer la liberación de insulina y prevenir los picos de glucosa en sangre. No cabe duda de que este es el beneficio más importante, sin embargo, hay otras propiedades del ajo que no deben ignorarse. Por ejemplo:

Tiene acción antioxidante

El ajo contiene compuestos fito-antioxidantes que ayudan a combatir el daño celular causado ​​por los radicales libres. Los radicales libres son electrones inestables que contribuyen al desarrollo de muchas enfermedades, incluyendo la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer. 7 8

Ayuda a reducir los niveles de colesterol

Diferentes estudios han informado que el consumo regular de ajo puede ser muy beneficioso para regular el colesterol en sangre, reduciendo los niveles de colesterol malo que se acumula en las arterias. 9

Ayuda a controlar la hipertensión

Se ha observado que tanto el ajo crudo como los suplementos de ajo tienen cierto potencial para disminuir los valores de presión arterial. Un estudio encontró que la administración de suplementos de ajo era capaz de reducir la presión sistólica en aproximadamente 10 mmHg y la presión diastólica en 8 mmHg (acción similar a la de la medicación estándar) 10.

Mantener niveles saludables de colesterol y presión arterial es esencial para prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, una complicación común entre las personas diabéticas.

Mejora el metabolismo de los carbohidratos

Cuando se tiene diabetes, comer ajo puede ser un buen aliado para lograr que los carbohidratos se metabolicen a un ritmo más regulado. Normalmente, los carbohidratos son metabolizados muy rápido en el organismo, lo que conduce al aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Si no lo sabías, el ajo fresco es una buena fuente de vitaminas B6, micronutriente al que se le atribuye cierto efecto desacelerador en el metabolismo de los carbohidratos. 11

Ayuda a adelgazar

El control de la diabetes requiere más que una alimentación adecuada. Mantener un estilo de vida activo y un peso saludable también son factores muy importantes. Los investigadores han observado que los compuestos del ajo pueden favorecer la pérdida de peso a través de diferentes mecanismos, por ejemplo el aumento de la quema de grasas al acelerar el metabolismo de forma natural. 12. Así mismo, se ha visto que tiene un efecto supresor del apetito y que favorece la eliminación de toxinas fuera del sistema digestivo.

El consumo de ajo causa un aumento de la sensibilidad a la leptina en el cerebro. La leptina es la hormona que se encarga de regular el apetito; mientras más alta sea tu sensibilidad a ella, menor será la necesidad de ingerir alimentos. 13 14

Ayuda a prevenir complicaciones comunes de la diabetes

La presión arterial alta, la arteriosclerosis, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares son solo algunas de las complicaciones más comunes de la diabetes. En casos severos, esta condición puede derivar en amputaciones, ceguera, daño al sistema nervioso e insuficiencia renal. Teniendo en cuenta los beneficios medicinales que hemos mencionado anteriormente, podemos decir que el consumo regular de ajo también es un buen aliado en la prevención de estas y otras complicaciones diabéticas.

En adición, se cree que la ingesta regular de ajo reduce los niveles de homocisteína, un aminoácido fuertemente vinculado al desarrollo temprano de enfermedades cardíacas y diabetes. 15 16

¿Cómo se toma el ajo para la diabetes?

Cualquier forma de consumo puede ser beneficiosa. Obviamente, una de las alternativas más recomendadas es ingerirlo como parte de la alimentación diaria, por ejemplo en sopas, ensaladas, guisos, o en cualquier plato de tu elección. De hecho, el ajo es una de las especias más recomendadas por la Asociación Americana para la Diabetes para incluir en la preparación de carnes, arroces, salteados y cremas. 17

Algunas personas prefieren tomar el ajo crudo en ayunas; basta con pelarlo, picarlo en rebanadas finas y tomarlo acompañando con agua como si se tratara de una pastilla.

Consejo: Se recomienda dejar que el ajo picado repose durante al menos 5 minutos antes de consumirlo. Esto ayuda a lograr una concentración de alicina más alta y por tanto, eleva su potencial medicinal.

Aunque no existe una dosis estándar de ajo para la diabetes, no es aconsejable consumirlo de forma deliberada. Según la Asociación Americana de Médicos de Familia (AAFP por sus siglas en inglés), la dosis recomendada para adultos es de 4 gramos (1-2 dientes) de ajo crudo al día. 18 Algunas fuentes indican que la dosis efectiva para la diabetes varía de 3-4 dientes de ajo, aproximadamente 12 gramos diarios.

Receta: Sopa de kale, cebolla, ajo y limón para diabéticos (y no diabéticos)

Receta inspirada en una publicación de la revista Diabetes Self-Management. 19

Esta sopa se prepara en pocos minutos, sabe muy bien y solo requiere de 4 ingredientes básicos. Necesitarás:

  • 1 ramo de kale o col rizada
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo, previamente picados
  • ½ cebolla picada en rodajas
  • 1 ½ taza de caldo de pollo o verduras bajo en sodio
  • ½ cucharadita de sal (opcional)
  • ¼ cucharadita de pimienta negra
  • ½ limón

Instrucciones de cocción:

  1. Elimina la sección de tallo duro de la col rizada; apila las hojas y rebánalas finamente.
  2. Mientras tanto, pon a calentar el aceite en una cacerola grande a fuego medio. Agrega la cebolla, el ajo picado y cocina por 3 minutos, revolviendo ocasionalmente.
  3. Añade la col rizada y el caldo, cube la cacerola y deja cocer a fuego lento durante 8-10 minutos. Revuelve ocasionalmente.
  4. Cuando la col rizada esté suave y se hayan integrado bien los sabores, apaga el fuego. Ahora agrega un poco de sal y pimienta al gusto y revuelve bien la sopa. Una vez servida, agrégale el jugo de limón y disfruta.

Te puede interesar:

¿Es mejor tomar el ajo crudo o cocido?

Se ha observado que la concentración de compuestos de azufre en el ajo crudo es mayor que en el ajo cocido. Al parecer, el calor de la cocción puede desactivar la liberación de la aliinasa, enzima que causa la formación de alicina (uno de los principales compuestos de la especia). Sin embargo, esto no significa que el ajo cocido deje de ser beneficioso; solo asegúrate de aplastarlo o triturarlo y dejarlo reposar durante varios minutos antes de agregarlo al recipiente de cocción. Esto dará un margen de tiempo para que se liberen los compuestos sulfúricos más importantes.

¿Es recomendable consumirlo en forma de suplementos?

Si consideras que el sabor del ajo es demasiado fuerte, los suplementos pueden ser una buena opción para ti. Los puedes encontrar en forma de tabletas, cápsulas y extractos.  La cantidad recomendada puede variar entre un fabricante y otro, pero ten en cuenta que la AAFP y sitios especializados como WebMD sugieren mantener dosis de: 20

  • Pastillas de ajo en polvo – 300 mg / 2 o 3 veces al día
  • Extracto de ajo envejecido – 7.2 gr al día

A la hora de comprar suplementos de ajo, ten en cuenta lo siguiente:

  • Escoge tabletas de ajo que hayan sido estandarizadas al 1.3% de alicina, o al 0.6% de rendimiento de alicina.
  • La calidad del producto siempre será mejor si el fabricante no usa procesamiento de calor. Recuerda que esto puede destruir los compuestos activos y beneficiosos del ajo.
  • Evita los productos que sean totalmente inodoros; esto significa que han sido despojados de lo más importante.

Advertencia: Consulta siempre a tu médico antes de iniciar cualquier tratamiento natural, ya sea con ajo u otro remedio casero. Así mismo, asegúrate de mantener un registro de tus niveles de glucosa en sangre; si notas que estos bajan repentinamente de forma significativa, entonces es una señal de advertencia y probablemente debas reducir la cantidad de ajo que estás consumiendo.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Demasiado de algo bueno puede llegar a convertirse en algo malo. Aunque el ajo tiene efectos muy positivos para la diabetes, su consumo puede causar efectos adversos cuando es excesivo. Comer demasiado ajo, especialmente crudo, puede provocar: 21 22

  • Problemas digestivos, como acidez, flatulencias, náuseas, cambios en la flora intestinal, vómitos y diarrea.
  • Fuerte olor corporal
  • Niveles de glucosa en sangre significativamente bajos.
  • Niveles de presión arterial muy bajos.
  • Interacción con ciertos medicamentos.

En general, su consumo regular está contraindicado si:

  1. Tienes algún trastorno en la coagulación o tomas medicamentos para adelgazar la sangre; el ajo puede incrementar su efecto, aumentando el riesgo de sangrado.
  2. Tomas medicamentos para la hipertensión; la combinación con el ajo puede resultar muy potente y bajar demasiado la presión.
  3. Tienes planificado algún procedimiento o cirugía; igualmente, puede aumentar el riesgo de sangrado y alterar los valores de presión arterial.

Así mismo, su uso como remedio para la diabetes no se recomienda en niños, mujeres embarazadas, mujeres durante la lactancia materna o personas que tengan una alergia al ajo conocida.

Nunca modifiques o suspendas tu plan de tratamiento para la diabetes (tipo 1, tipo 2) sin antes consultar a tu médico, o al menos comprobar el efecto que esto causa en tus niveles de azúcar.

Pensamiento final

¿El ajo puede ser beneficioso para la diabetes? . El ajo puede ser una excelente adición en la dieta de cualquier diabético, no solo para ayudarse a controlar mejor los niveles de glucosa en sangre, sino también como una forma sana de aportar sabor. Junto a la cebolla, los pimientos, las hierbas y el limón, el ajo es una de las grandes opciones para condimentar tus comidas.

¿El ajo es la solución para curar mi diabetes definitivamente? No. En este artículo solo hemos querido hacer un resumen de las principales propiedades y mecanismos de acción por los cuales vale la pena incluir el ajo en tu rutina. Mantener un buen estado de salud siendo diabético no depende de un remedio, suplemento o alimento en particular; depende de tu estilo de vida.

Referencias:

  1. https://academic.oup.com/jn/article/136/3/736S/4664300
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5642189/
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4103721/
  4. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0300893201763907
  5. https://books.google.com/books?isbn=8120792521
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3168415/
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16822206
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12601669
  9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11238803
  10. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4266250/
  11. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/0010782472900017
  12. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21918057
  13. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2829242/
  14. https://www.hormone.org/hormones-and-health/hormones/leptin
  15. https://www.webmd.com/heart-disease/news/20030311/homocysteine-linked-to-heart-failure#1
  16. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16484555
  17. http://www.diabetes.org/food-and-fitness/food/planning-meals/?loc=ff-slabnav
  18. https://www.aafp.org/afp/2005/0701/p103.html
  19. https://www.diabetesselfmanagement.com/recipes/sides/kale-with-lemon-and-garlic/
  20. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-300/garlic
  21. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-300/garlic
  22. https://www.aafp.org/afp/2005/0701/p103.html

Publicado por: Luis L. Fernández. Ultima revisión: octubre 19, 2019.